Como hemos explicados en varias ocasiones en nuestra página web, nuestros suelos vinilicos son ideales para ser instalados en cualquier zona, bien sean una casa, un negocio, un restaurante o, sin lugar a dudas, una guardería. De hecho, es un tipo de pavimento muy fácil de instalar que cuenta con un sinfín de ventajas y prestaciones. Entre otras, cabe destacar que son resistentes al agua, al tránsito elevado de personas y a la rayada. En la entrada que aquí os publicamos hablaremos de una instalación de nuestros suelos de pvc en una guardería.

Disfruta de todas las ventajas de nuestros suelos vinilicos en tu guardería

Antes de instalar cualquiera de nuestros modelos de suelos vinilicos (en la actualidad disponemos un total de 14 modelos de suelos de vinilo) es importante conocer de primera mano el estado y las condiciones de la superficie donde va a ser colocado. A decir verdad, se trata de un tipo de producto que requiere una superficie lisa, sin rugosidades, para ser instalada de la forma más apropiada y adecuada posible. En caso contrario, esto es, que existan rugosidades o ciertas irregularidades en nuestro pavimento, muy posiblemente nuestros suelos de vinilo no se adherirán bien a la superficie o algunas de sus puntas podrían levantarse.

Por esa misma razón, conviene conocer al detalle el estado de la superficie. En caso de ser necesario, podría prepararse esta última para adecuarla a nuestros suelos vinilicos. En realidad, existen numerosas formas de preparar un pavimento. Si las condiciones lo requieren, es posible aplicar una capa de imprimación (este caso producirse en superficie con cemento y/o hormigón) para facilitar la adhesión de nuestros suelos de vinilo. Por otra parte, también es posible utilizar masilla y una fina capa de silicona en aquellas zonas donde el estado del gress o de la superficie así lo requieran.

Realizado este último paso, ya podremos iniciar la instalación. Como os explicamos en nuestra guía de instalación de suelos vinílicos, colocar nuestro producto es un proceso muy sencillo y rápido. En primer lugar, y no por ello menos importante, deberemos dejar todo nuestro material unas 24h antes de su colocación en la estancia para que se adapte a la temperatura del lugar. En caso contrario, es posible que nuestro material no se adhiera bien a la superficie porque el mismo no está adaptado a la temperatura del lugar.

Es importante, antes de empezar a colocar todas nuestras lamas de nuestros suelos vinilicos, dedicar cierto tiempo a la colocación de las primeras. En realidad, casi toda nuestra instalación va a depender de estas primeras lamas. A continuación, ya podremos escalonar todas las lamas de nuestros suelos de vinilo para lograr el efecto deseado. Conviene recordar, en este sentido, que nuestros suelos de vinilo imitan al parquet tradicional, pero con toda las ventajas y prestaciones propias de nuestros suelos de pvc. Por esa misma razón, es necesario escalonar las lamas.

En el ejemplo que aquí os adjuntamos podrás ver cuáles son los resultados de nuestros suelos vinilicos instalados en una guardería. A partir de ahora, las y los responsables de esta última no se preocuparán más por su pavimento. Una guardería, dicho sea de paso, es un lugar donde los pavimentos suelen sufrir rayadas y un uso intenso debido al trato proporcionado por las y los más pequeños. En este sentido, con nuestros suelos de vinilo disfrutarán de un pavimento altamente resistente a la rayada y al tránsito elevado de personas.

suelos_vinilicos_instalado_en_guardería